domingo, 16 de noviembre de 2014

El barnizado en el óleo

Para proteger la pintura ya terminada se usan barnices, que se pueden adquirir en frascos y en " sprays". Los mejores son los sintéticos o los que tienen a la dámara como ingredientes básicos. El barnizado ha de efectuarse entre seis meses y un año después de la realización del cuadro. De todas las formas, es mejor aplicar el barniz demasiado pronto que dejar sin barnizar la pintura. Algunos fabricantes producen también  barnices mates, que por regla general son mucho menos enérgicos que los brillantes.
Algunos barnices:

*Barniz damar brillante Talens (75 ml)  4.96€

Es el barniz de acabado más tradicional. Está indicado para proteger al óleo después del secado total de la pintura (entre 6 y 12 meses). La diferencia entre el barniz damar y el resto de barnices es que, con el paso del tiempo, puede mostrar algún signo de envejecimiento, como el amarilleamiento o el agrietamiento.
Este barniz para óleo proporciona un brillo intenso y se seca en unas pocas horas. Para aplicarlo, ha de dextenderse con una paletina ancha y trazo regular y se puede eliminar con disolventes suaves. Hay que tener en cuenta que es un producto fácilmente inflamable.

*Barniz damar mate Talens (75ml) 4.96€

Identico al anterior. Solo cambia que este barniz para óleo proporciona un brillo satinado y se seca en unas pocas horas.

* Barniz brillante Titan para cuadros (100 ml) 4.82€

Se emplea como barniz de acabado brillante para pinturas al óleo y acrílicas y no amarillea. Se utiliza muy fácilmente, tan solo hay que aplicar una fina capa directamente sobre la pintura cuando los colores estén totalmente secos.

* Barniz mate opal Titan para cuadros (100 ml) 4.25€

Se emplea como barniz de acabado mate para pinturas al óleo y acrílicas y no amarillea. Se utiliza muy fácilmente, tan solo hay que aplicar una fina capa directamente sobre la pintura cuando los colores estén totalmente secos.

* Barniz para retoques Titan (100 ml) 4.53€

 Se puede utilizar para aplicar pequeños retoques y también como barniz final para cuadros al óleo cuando los colores estén totalmente secos. Este barniz para retoques, de secado relativamente rápido, aporta palidez permanente y alto brillo.

* Barniz Holandes Titan (100 ml) 4.82€

 Se utiliza como barniz de cuadros produciendo acabados de alta calidad, al estilo de los cuadros flamencos, y tambén para prevenir cuarteados. Al mezclarlo con los colores al óleo, les proporciona vida, secatividad, solidez, flexibilidad y brillo. Se trata de un barniz de tipo graso que aviva las tonalidades consiguiendo efectos de gran transparencia.

Los precios los he sacado de la pagina de Totenart

http://totenart.com/

Como dibujar manos en distintas posturas







Como dibujar pies en distintas posturas


Aspectos técnicos de la pintura al óleo

Se puede disolver en diversos medios para modificar sus caracteres básicos de modo que el artísta puede extenderla de modo más fluida. El disolvente más utilizado es la esencia de trementina o aguarrás. Se trata de un aceite volátil, lo cual le diferencia de un aceite secativo (que forma una película dura y permanente)
La trementina disuelve la pintura muy de prisa y se debe usar con parquedad.  Si se añade excesiva cantidad, sin acompañarla de un aceite aglucinante la pintura se debilita en su aspecto y en sus posibilidades de permanencia. 
Uno de los principos básicos de la pintura dice que las capas más gruesas y aceitosas han de colocarse encima de las más delgadas. Lo habitual es utilizar pintura disuelta para la primera capa y sin diluir para las demás.
Siga escrupulosamente este método al empezar: aplica los colores tal como salen de los tubos y añade algo de aguarrás, especialmente en la pintura que constituye las primeras capas.
Sin embargo, este método no es el más adecuado para obtener veladuras brillantes y transparentes. Un aglutinante común es el aceite de linaza.
También se conocen diversos medios para modificar el exceso de grasa del aceite de linaza; por ejemplo mezclarlo en partes iguales con aguarrás.
Los secativos que se encuentran en el mercado incluyen a los envasados en "spray", que secan con rapidez y proporcionan un acabado resistente, e incluso brillante y vivaz  si se aplican en mayor cantidad.




viernes, 7 de noviembre de 2014

Superficies usadas para pintar al óleo

Las superficies o soportes generalmente usados para pintar al óleo son: telas o lienzos, tablas, cartones y papel. 
La tela o lienzo, montada  en un bastidor de madera, es el soporte más usado tanto por su precio como por su ligereza de peso y su flexibilidad. La tela para pintar al óleo es de lino o de cáñamo, ofreciendo  diferentes grados de rugosidad según la urdimbre y grueso del tejido; se fabrican telas más ásperas o más finas de acuerdo con el gusto y el estilo del pintor. Tanto las telas como las tablas y los cartones, presenta en su superficie una imprimación o capa especial constituida por cola, mezclada con temple, caseína o yeso, que permite un mejor adhesión de la pintura al óleo al soporte.
Esta capa llamada "imprimación" es de color blanco, pero puede ser también de color gris, azul medio, siena, ocre, etc., para lo cual basta añadir un colorante a la mezcla de la imprimación. Muchos antiguos maestros como Rubens, Velazquez o el Greco, pintaban sobre imprimación de color. 
El lienzo puede ser adquirido montado en bastidor, en cuyo caso está ya preparado y a punto para empezar a pintar, o bien puede adquirirse en tela, en pieza, ya sea para aprovechar y forrar un bastidor viejo, para montar una tela cuyo bastidor sea de medidas fuera de serie; para pintar un mural, etc.
Las tablas para pintar vienen ya preparadas hasta una medida máxima próxima a los 50cm de alto, con una imprimación hecha sobre tablero "tablex". Esta imprimación, generalmente, es lisa, sin grano.
Existen también en el mercado cartones entelados, es decir, forrados con tela, preparados ya para pintar. También podemos preparar uno adquirirendo un cartón corriente, a este le damos una capa de cola de conejo, o simplemente le damos dos capas de pintura al óleo blanca o de color.
También se puede pintar sobre papel de dibujo con tal de que sea grueso, bien encolado, pero sin pretender pintar en él otra cosa que simples notas de color. Hay casas que venden papel especial para pintar al óleo. Desconozco sin con ellos se pueden pintar utilizando muchas capas.
Tanto las telas como los cartones y las tablas para pintar al óleo, se rigen en todo el mundo por una tabla internacional de medidas, cuyos tamaños corresponden a los temas "figura", "paisaje" y "marina". De tal forma que, con la tabla en la mano, y una vez elegido el tamaño del cuadro que el artista va a pintar, éste se limita a pedir en la tienda de artículos de dibujo y pintura: "una tela con bastidor "figura" ( o paisaje o marina) nº.
Ya por último comentar que tanto las tablas como los cartones entelados se fabrican únicamente hasta los tamaños 6 u 8 de la tabla de medidas mencionadas.

Colocación de la pintura sobre la paleta

Si quieres tener a mano los colores que necesitarás en un futuro, reparte pegotes de cada uno cerca del contorno de la paleta. Es mejor poner poca cantidad que mucha, puesto que la pintura sobrante se echa a perder si se deja expuesta demasiado tiempo al aire libre. 
Hay quien aconseja disponer  los colores de manera que el blanco sea el más próximo al pintor y los demás en secuencia, de los más claros a los más oscuros, y siempre en el mismo orden. Pero la decisión es particular de cada uno.
Las consideraciones más importantes conciernen a la propia pintura. Efectuar excesivas  mezclas es inapropiado desde todos los puntos de vista. No dejes destapados los tubos ni uses pintura excesivamente seca.
Limpia la paleta al final de cada sesión diaria; sobre todo la zona donde efectúas las mezclas y mejor aún toda la superficie. De cuando en cuando puedes dejar algunos montoncitos  de pintura para usarlos al día siguiente; esto es aceptable como negligencia ocasional,  pero no es el mejor modo de actuar.

Pintura al óleo. La paleta, la aceitera y la espátula

Una paleta es meramente un trozo de madera pulida (para que no absorba la pintura) o de plástico de la forma apropiada para que sea fácil de sostener. El artista pone pegotes de pintura cerca de los bordes y deja en el centro un espacio vacío para mezclar allí los colores. Según su costumbre, el artista, se pone de pie frente al caballete y sostiene con una mano la paleta y algunos pinceles mientas que con la otra mezcla los colores y los aplica sobre el lienzo.
En la práctica, no existe razón alguna para trabajar de pie, y no es díficil improvisar una paleta.
Se puede utilizar, por ejemplo, un tablero grande puesto encima de una caja o una mesa vieja.  El tablero debe ser lo suficientemente grande como para situar sobre él los tubos de pintura, algunos trapos, el disolvente, los pinceles y cualquier otra  cosa que se pueda necesitar. Y puede que aún quede suficiente espacio para colocar los colores y llevar a cabo la mezcla.
El tablero absorbe pintura si no se somete a algún tratamiento. Al términode cada sesión, frote enérgicamente con un trapo áspero la zona donde efectúes las mezclas. Si aplicas estas instrucciones, el tablero se convertirá en una paleta aceptable.
Las aceiteras son dos pequeños recipientes cilíndricos, unidos entre sí y unidos a la paleta  por medio de una pinza. Sirven para depositar la trementinao cualquier otro vehículo disolvente. Si decides emplear un tablero grande, puedes hacer uso de dos tarros de mermelada.
Para pintar al aire libre es preferiblee usar una paleta fácil de transportar. Las paletas pequeñas son recomendables para quienes gusten separarse del cuadro para contemplarlo de lejos.
La espátula
Debes adquirir una espátula en forma de paleta de albañil o palustre como la del dibujo. Sirve a la perfección tanto para mezclar la pintura como para raspar el lienzo si es necesario, y a veces para aplicar la propia pintura. No te recomiendo que utilices la espátula para pintar. Este es un método muy restringido de manejo de la pintura, puesto que muchos colores que son ricos y luminosos cuando están  extendidos en películas translúcidas, se hacen pesados y sombríos cuando se los concentra en capas opacas.
La utilización exclusiva de la espátula limita la gama de colorido. Y es más fácil que se agrieten las capas gruesas de pintura que las finas o desiguales.